Una metáfora: Las ancianas son jardineras.

Si eres una mujer de edad y atrevida, quizá no seas jardinera, pero sin duda alguna tendrás mano para las plantas. Las ancianas se encuentran en la fase creativa de la vida, la época de propiciar el crecimiento. Las plantas y las personas reaccionan ante esas ancianas de mano experta. (Como también reaccionaría el planeta mismo si un número importante de mujeres maduras se aplicara en esta tarea.) Las ancianas alimentan el crecimiento. Quitan muy bien las malas hierbas. Podan. Saben que las diferentes plantas y personas necesitan condiciones distintas para fructificar. Protegen todo aquello que es vulnerable hasta asegurar su supervivencia. Las ancianas han aprendido a tener paciencia y pueden esperar el paso de las estaciones. Saben que lo pequeño deviene grande, que hay cosas que pueden florecer o dar fruto antes de morir.

La jardinería es una metáfora, pues representa lo que podríamos hacer en realidad en un ámbito más personal. Trabajar con las manos, cavar la tierra para introducir en ella las plantas de cultivo o las semillas, sentir el sol y la brisa, quizá incluso sudar y ensuciarse, son placeres tan intensos, si no superiores, como el hecho de comer tomates maduros o poner un ramito de flores recién cortadas en casa. Si te encanta la jardinería (o cualquier otra cosa que te llegue al alma), pierdes la noción del tiempo, y el momento presente te absorbe. Es esa misma cualidad la que marca la diferencia entre lo que te alimenta, o te da energía, y lo que te deja vacía. Una tarea que para alguien puede ser pesada es divertida para otro.

Una profesora, terapeuta, maestra, directora o madre, o incluso una clarividente que sepa desarrollar el potencial del otro, dotadas todas ellas de mano experta, son como las jardineras que aman su trabajo: saben reconocer lo frágil y titubeante y comprenden que deben tratarlo con ternura, ven lo que posee algún valor y tiene pleno sentido, y también lo que debe ser eliminado en la poda con las tijeras. La gente crece y florece contigo cuando se dan estas condiciones; y a ti, al mismo tiempo, también te influye esa presión que te desafía a madurar.

A medida que las mujeres inician sus años de vejez la implicación en esta tarea irá cambiando. Los hijos se convierten en adultos independientes, llega, o planea en el horizonte, la jubilación, mudarse es una opción o una necesidad, y suceden acontecimientos predecibles e impredecibles. No es sólo que cambien las circunstancias externas; los pensamientos, los sentimientos y los sueños también pueden modificarse y cambiar. Muchas mujeres sienten la atracción de la soledad llegado este momento, y quieren dedicarse a reflexionar, expresarse, desarrollar su vida interior, o simplemente quieren tomarse un tiempo libre, al margen de los demás. Es necesario, sobre todo, disponer de tiempo interior cuando comienza una nueva etapa de tu vida. Una anciana almacena y decide cuáles serán las dimensiones de su jardín, y lo que plantará en él, cuando llegue su estación.

Las mujeres siempre han tenido que hacer malabarismos con los distintos papeles que encarnan. Eso era innegable cuando la mayoría eran amas de casa y madres a dedicación completa; y en la actualidad, que las mujeres además poseen un trabajo o ejercen una profesión, eso es más cierto que nunca. La vida de una mujer siempre requería flexibilidad y el dominio de diversas habilidades, pero la vida tradicional como tal era mucho más predecible. La generación de las mujeres que crearon el Movimiento para la Liberación de la Mujer se benefició de las oportunidades que aquello generó, abrieron nuevos caminos. No disponían de la posibilidad de seguir otras pisadas, y tampoco podían fijarse demasiado en la senda que siguieron sus madres. Nos convertimos en el modelo que había que seguir en lo que a distribución de papeles se refería, en refugios de esperanza, cajas de resonancia, y en apoyo y consuelo expertos que nos dedicábamos las unas a las otras. Ser una mujer que cuenta con buenas amigas es desde hace muchos años como participar en una terapia de grupo sobre supervivencia en la que se cuentan las experiencias vividas. Nosotras aprendimos a partir de las historias que vivieron esas amigas, y al mismo tiempo vivimos nuestro propio experimento. Es ahora cuando nos damos cuenta de que nos hacemos viejas.

Durante los años más significativos de la madurez son muchas las mujeres sabias que, aunque aman su profesión, deciden trabajar menos, escogen respecto a sus proyectos futuros o se centran en objetivos más ambiciosos y creativos. Para otras, en cambio, la jubilación puede ser liberadora. Por fin, contamos con tiempo para nosotras mismas, para nuestros objetivos, para desarrollar la creatividad, los pasatiempos y las aficiones. Las mujeres asalariadas que tenían que trabajar cuarenta horas por semana, tomar el tren cada día y ocuparse de la casa debían de tener muy poco tiempo disponible, o una renta modesta, y, sin embargo, ahora que son ancianas cuidan de su propio jardincillo, cultivan sus aficiones y recogen las semillas de los diversos planes para plantarlos. Finalmente les ha llegado la hora, a ellas y a nosotras.

La jardinería requiere atención. Existen plagas insignificantes y grandes plagas destructivas contra las cuales tenemos que tender una barricada. En cuanto a estos jardines metafóricos, la amenaza, por lo general, viene bajo la forma de bípedo. Como ya saben desde hace tiempo las mujeres que trabajan en casa, si no construimos unos límites sólidos que protejan nuestro propio tiempo, los demás dan por sentado que pueden entrometerse en nuestra vida priorizando sus necesidades. Cuando nos jubilamos, la habilidad de mantener intactos nuestros límites es absolutamente necesaria. El jardín que somos nosotras es el que necesita, más que ningún otro, disponer de buena mano para las plantas y de vallas muy resistentes.

Venezuela aspira a convertirse en el quinto productor mundial de flores

Caracas, 23 Ago. AVN.- A través de la empresa rusa-venezolana Orquídea de Venezuela se aspira a convertir al país en el quinto productor de flores del mundo en los próximos 10 años, destacó este jueves el presidente de la organización, Ricardo Javier Sánchez.

Los principales países productores de flores a nivel mundial son Holanda, Colombia, Ecuador y Kenia.

Sánchez dijo que desde el punto de vista agronómico el país reúne las condiciones para producir las mejores flores del orbe, por lo que han venido trabajando con los productores para plantar en los próximos años entre 1.500 y 2.000 hectáreas del rubro para la exportación.

Durante su participación en el programa Toda Venezuela, transmitido por Venezolana de Televisión, recordó que en 2011 el presidente Hugo Chávez aprobó la construcción de dos terminales aéreos, uno en Moscú, Rusia, y otro en Venezuela para la exportación de flores.

También están construyendo centros de acopio en los estados Miranda y Mérida, en los cuales se producen flores a gran escala.

En 2011 también conformaron una red de productores libres y asociados, con más de 300 integrantes y la posible afiliación de otros 300, lo cual ha permitido presentar al país una propuesta de exportación de flores.

Además, a finales del año pasado y principios de 2012 la organización ruso-venezolana financió a 118 productores con 100 millones de bolívares y en las próximas semanas entregará otros 120 millones de bolívares, con el objeto de alcanzar la meta trazada.

“Tenemos 30 hectáreas de cultivo protegidos en plena producción y vamos a financiar 35 hectáreas más en las próximas semanas”, agregó.

En la empresa Orquídea de Venezuela no sólo están trabajando para exportar flores a Rusia, sino que están estudiando la posibilidad de enviar el producto a los países del Caribe a mediano plazo.

De igual forma, tienen en proyecto exportar flores al norte de Brasil por vía terrestre.

Vía:AVN

CIENTIFICOS DE 50 PAISES SE REUNEN EN ARGENTINA PARA FORTALECER RED

Una reunión de bioinformáticos de 50 países deliberará desde mañana en Buenos Aires para fortalecer una red de registros de plantas y animales que, vía Internet, de manera libre y gratuita, da acceso a la biodiversidad mundial en apoyo a la investigación científica y fomento a la conservación biológica.

El presidente del encuentro, el paleobotánico Edgardo Romero, contó a Télam que “hay acceso libre, por Internet, para cualquier ciudadano del mundo” de los registros de lo colectado por coleccionistas `de a pie`, que en Argentina corresponde a unas 400 mil descripciones de plantas y animales argentinos.

“A nivel mundial, hay digitalizados 380 millones de registros de especímenes -variedades dentro de una misma especie-, con los que los biólogos vemos si determinada especie útil en tal país está en Argentina y, con cuatro teclas, sabemos lo que hay colectado en Tucumán, La Plata, Mendoza…”, informó.

La Reunión de Infraestructura Mundial de Información en Biodiversidad (GBIF, por sus siglas en inglés) se realizará entre mañana y el 7 de octubre, cuando unos 70 informáticos nacionales y extranjeros harán capacitación técnica en la sede del Museo de Nacional de Ciencias Naturales, en Parque Centenario, mientras que los aspectos políticos serán tratados en el Hotel Panamericano y un simposio científico se desarrollará en la Cancillería.

Constituida por 53 países y 43 organizaciones no gubernamentales, la red es un órgano de gobierno para la cooperación científica dedicada a “facilitar el intercambio de datos sobre biodiversidad de manera libre y utilizando la informática”, dijo Romero, hasta hace una semana director del Museo Nacional de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia.

GBIF fue creada en 2001, estructurada como una red de nodos nacionales con una secretaría internacional en Copenhague.

La red pone a disposición pública datos científicos primarios directamente recopilados de la naturaleza, que siguen perteneciendo a sus propietarios y se actualizan mediante una arquitectura distribuida.

Promueve la digitalización de colecciones biológicas y observaciones de campo para ofrecer acceso a archivos temporales y espaciales de la ocurrencia de especies en la Tierra.

“En primer lugar, hay que conocer las especies argentinas tanto en plantas como en animales o microorganismos, para establecer el rango de aplicaciones que está habiendo en las ciencias farmacéuticas y agronómicas; así, se conocen las especies que son sensibles para su defensa biológica”, indicó Romero.

El científico agregó que “el otro caso más conocido es el de las especies en vías de extinción, en el que estamos teniendo una alta pérdida de diversidad por áreas fragmentadas por cultivos”.

GBIF promueve la vinculación de datos moleculares, de especies y ecosistemas, bibliotecas digitales, de imágenes y otros recursos multimedia para su uso científicamente validados, en la toma de decisiones sobre conservación y planificación ambiental.

Los países acuerdan cómo debe poner los datos, para qué y cómo obtuvieron aquellos del patrimonio de otros países, ya que hay patrimonio argentino en otras partes del mundo y viceversa.

Por ejemplo, “muy amplias colecciones de animales y plantas hechas en nuestro país hace siglos, que incluyen el trabajo de Darwin u otros de antes y después, refirió Romero.

Eso hace que nosotros tengamos especímenes de otros países y que otras naciones tengan los nuestros, así que, cuando se pone en un registro digital toda la información sobre la aves del museo británico, aparecen especímenes argentinos con todo el detalle del día en que fueron colectados, estación del año, localidad.

Entre los datos útiles, nos sirve la información de seres vivos de otros países que se vinculan a los nuestros y pueden ser una amenaza como invasor, constituyendo una plaga en nuestro país, como los caracoles que vienen en los buques, que están en equilibrio en su ambiente natural pero aquí son plaga.

A través de canjes hechos a lo largo de muchos años, en el país tenemos aves de Estados Unidos que actualmente están extinguidas, e incluso hay huevos de 45 centímetros de diámetros que ponía el ave gigante de Madagascar, contó.

Romero dijo que hay maneras establecidas respecto a la contradicción que pudiera suscitar, en la cooperación, el hallazgo de un espécimen disputado por la industria farmacéutica; entonces, cuando se sospecha que hay un material crítico, se dice qué es, cuáles son sus características morfológicas, en qué fecha se coleccionó, pero se restringe el dato de localidad”.

La reunión internacional de bioinformáticos resulta un “híbrido de informáticos que saben mucha biología y de biólogos que saben mucha informática” Gracias a ellos, si antes había que consultar `in situ` la colección del naturalista británico Charles Darwin o el paleontólogo Florentino Ameghino, ahora “hay acceso libre, por Internet para cualquier ciudadano del mundo” de registros que en Argentina suman unas 400 mil descripciones de plantas y animales, la mitad hechas por argentinos y el resto, por extranjeros.

Consultado acerca de qué diría Darwin de este recurso, Romero descontó que “estaría muy contento, porque él siempre tuvo una inquietud biogeográfica, que requiere la localidad precisa de cada una de las especies”.

“Con esas coordenadas puestas en un planisferio, se establece un mapa que incluye hasta lo colectado por Darwin o Ameghino, que es de tremenda ayuda para cualquier biólogo”, celebró.

Fuente: Terra Argentina

Portulaca oleracea

Portulaca oleracea MHNT

Portulaca oleracea, la verdolaga, es una planta anual suculenta de la familia Portulacaceae, que puede alcanzar hasta 40 cm de altura. Es nativa de la India y del Oriente Medio aunque naturalizada mundialmente; en algunas regiones es considerada maleza. Hay pruebas de que la especie se daba en la región del lago Crawford (Ontario) en 1430-89 d.C., lo cual indica que alcanzó Norteamérica en tiempos precolombinos Seguir leyendo